El juego de las siete diferencias


Este clásico pasatiempos esconde una técnica de concentración de primer orden. Al jugador se le muestran dos dibujos o imágenes aparentemente iguales. Sin embargo, en una de ellas se han introducido cambios, y el jugador ha de detectarlos antes de que transcurra el tiempo señalado para ello.

Este juego admite diferente grados o niveles de dificultad, en función de lo escondida que haya dejado el autor de las imágenes cada una de las diferencias o del tiempo de que se disponga para encontrarlas.

Te mostramos un pequeño ejemplo. Focaliza tu atención en las siguientes imágenes y descubre las diferencias que existen entre ambas. Dispones de un minuto.