Ejercicios de respiración


Respiración

Los ejercicios de respiración son técnicas de relajación que nos van a servir para afrontar situaciones de estrés, también nos van a servir para tener una buena técnica de respiración y utilizar toda nuestra capacidad pulmonar.

Ambientación: En una habitación con una luz tenue suena de fondo una música ambiente que nos induzca al relax. Pondremos una colchoneta en el suelo y nos tumbaremos boca arriba con las piernas dobladas, sentados o en la postura en la que estemos más cómodos. Realizaremos los ejercicios con los ojos cerrados.


  • Inspiración abdominal: Colocaremos una mano sobre el pecho y otra sobre el estómago. Seguidamente tomaremos aire por la nariz. Durante la realización de este ejercicio tendremos que notar un movimiento en la mano que tenemos sobre el estómago, mientras que la mano que tenemos en el pecho no se moverá. Por último, soltaremos el aire muy lentamente por la boca
  • Inspiración ventral: Colocaremos una mano sobre el estómago y la otra sobre el vientre. Tomaremos aire por la nariz, tendremos que notar un primer movimiento en la zona del estómago y después un movimiento en la zona del vientre. Por último, soltaremos el aire muy poco a poco por la boca.
  • Capacidad pulmonar: Tomaremos aire por la nariz y haremos rápidas y cortas espiraciones por la boca hasta quedarnos sin aire. Repetiremos este ejercicio aumentando poco a poco el número de espiraciones para aumentar nuestra capacidad pulmonar.
  • Espiración: Cogeremos aire por la nariz, lo mantendremos durante unos segundos y después lo soltaremos por la boca muy poco a poco hasta que no tengamos más aire. Repetiremos este ejercicio intentando que el tiempo de espiración sea cada vez mayor.
  • Visualización y respiración: Primero visualizaremos una situación que nos pueda causar estrés, una vez visualizada realizaremos una inspiración profunda por la nariz sintiendo el aire en el estómago, aguantaremos durante unos segundos el aire y después lo soltaremos muy lentamente hasta echar todo el aire. Repetiremos las respiraciones hasta superar el posible estrés que no haya causado la situación visualizada.